NUK



Preparación del cuerpo

Seis consejos para aumentar la fertilidad

Actividad física

En principio, cuanto más sanos estéis tú y tu pareja, antes se cumplirá vuestro sueño de ser padres. Es por ello que hay que practicar deporte de manera regular para empezar a preparar el cuerpo. Correr, ir en bicicleta o nadar estimula la circulación y reduce el estrés, lo que resulta muy beneficioso para la fertilidad. Además, estar en forma y tener unas buenas condiciones físicas son requisitos esenciales para poder encarar más adelante los meses “de mayor peso” del embarazo.

Alimentación saludable

Una alimentación baja en grasas y saludable siempre es buena para el organismo, y en especial cuando se trata de ayudar al sistema reproductor. Una dieta equilibrada debe contener una cantidad suficiente de la mayoría de nutrientes, como las vitaminas y los minerales presentes en la fruta fresca, las ensaladas y las verduras y hortalizas, o el calcio presente en el yogur, el arroz y el zumo de naranja. También es importante el hierro para el aporte de oxígeno a través de la sangre (carne roja, legumbres, pan integral) y el yodo para la función tiroidea (pescado o kiwis).

Una alimentación sana también potencia la calidad del esperma. Tu pareja también puede aportar su granito de arena consumiendo mucha vitamina C, E y B12. Probablemente no tendrá que hacer grandes variaciones en su dieta, ya que estas tres vitaminas se encuentran en muchos alimentos.

Aporte suficiente de ácido fólico

Evita una posible carencia de ácido fólico con tiempo. Se trata de una vitamina B que, por ejemplo, participa en procesos metabólicos como la generación de nuevas células y glóbulos rojos. Se ha demostrado que el ácido fólico aumenta la fertilidad y se encuentra en las espinacas, el tomate y la raíz de la remolacha, aunque no en la cantidad que necesitas en vista de un embarazo. Durante los tres primeros meses, tu cuerpo necesitará una gran cantidad de ácido fólico, así que es mejor que hables con tu médico desde ya. Te recomendará un complemento de ácido fólico que podrás adquirir en la farmacia.

Determinación de la temperatura basal

Cuanto mejor conozcas tu ciclo menstrual, con mayor precisión serás capaz de identificar tus días fértiles. Para ello, tómate la temperatura a la misma hora cada mañana cuando te despiertes. Si observas un aumento claro, significa que has ovulado y podrías quedarte embarazada. Si continúas tomándote la temperatura en los ciclos siguientes y haces un seguimiento de tu curva de temperatura, podrás predecir tu próxima ovulación con bastante exactitud. El momento perfecto para fecundar el óvulo son las horas siguientes. Y si el mes siguiente el pico de temperatura dura más de 18 días, tendremos que felicitarte: probablemente estarás embarazada.

Para calcular fácilmente tus días fértiles también puedes utilizar un calendario de fertilidad.
 
* Importante: los calendarios de fertilidad se basan en un simple cálculo de promedios. Desaconsejamos encarecidamente su uso como medida anticonceptiva. Si tu ciclo menstrual es muy corto o más largo de lo normal, consulta a tu ginecólogo para descartar cualquier posible trastorno.

Chequeo médico

Siempre es recomendable acudir al médico de vez en cuando para una revisión completa, y con mayor frecuencia si, a pesar de todos los esfuerzos, no consigues quedarte embarazada. A veces hay motivos médicos que pueden tratarse fácilmente. Lo mejor es que tu pareja te acompañe a la consulta. De este modo, el médico podrá realizaros un análisis de sangre a ambos. Esto permitirá establecer si tus niveles hormonales están equilibrados o, por ejemplo, si el nivel de metales pesados en tu organismo es excesivo y tu fertilidad se ve reducida.

Practica la relajación

Por encima de todo, lo que necesitas para quedarte embarazada es pasar mucho tiempo y divertirte con tu pareja. Y si no tenéis un éxito inmediato, no dejes que esto te preocupe. Está demostrado que los momentos eróticos y románticos juntos a solas son mucho más productivos que el “sexo programado”, que solo añade presión. Aproximadamente al 75 % de las parejas les cuesta cerca de un año lograr el embarazo. Después de otro año la cifra aumenta hasta el 90 %*. Así que las probabilidades de quedarte embarazada son buenas.

* Fuente: Qualimedic.com AG